PICASSO MINOTAURO

MINOTAURO PICASSO

PICASSO MINOTAURO

cuerpo enrrollado del vestido de bronce con las risas de la burbuja de fuego aparece en medio de la plaza el rosa manchado de esperma
 
 

Ip1.tif (183168 bytes) (61)

C
omo tantas veces se ha asegurado el Minotauro es el alter ego de Picasso, el personaje que refleja sus diferentes estados de ánimo en un periodo especialmente complicado de su existencia, debido a los avatares de su vida privada. La identificación de Picasso con un personaje de sus obras no se produce, sin embargo, por primera vez con ocasión de la representación del Minotauro, pues es un hecho constatable que en su época rosa había proyectado ya sus vivencias y estados psicológicos en otro personaje, el arlequín protagonista de muchas de sus creaciones de aquel momento, del mismo modo que más tarde, a partir de la década de los cincuenta, se identificará con el protagonista de la serie de El pintor y la modelo... Pero además del alter ego de Picasso, el Minotauro es también uno de los temas fundamentales de su obra, cargado de simbología, contenido y misterio. Inseparable de los motivos taurinos en general, el Minotauro picassiano aúna elementos procedentes del culto a Mitra -divinidad persa que suele ser representada sacrificando a un toro- con la propia leyenda minoica y la tradición taurina española." (Paloma Esteban Leal)
 
 

Ip2.tif (656004 bytes) (64)

P
icasso, mitificado, por no decir, deificado en nuestros tiempos, encarna también al Minotauro. Monstruo híbrido, hombre y artista a la vez, está ditado de una personalidad inhumana. Encarnación del artista genial pero cruel, despierta la misma fascinación que su compañero mitológico: admiración y miedo. Una ambivalencia que hubiera hecho las delicias del artista" (Sylvie Vautier)
 
 

Ipserie9.tif (216450 bytes)(56)
 
 
 
 

       El minotauro nos introduce en el mundo de las obsesiones surrealistas de Picasso: espejo de su subconsciente y expresión de su universo subjetivo e irracional. En el Minotauro-Picasso hay mucha más pasión personal encriptada que ilustración de la mitología clásica, que sirve sólo de desencadenante para el atormentado mundo interior del artista, espejo de sus pasiones.
 
 

           Ipserie3.tif (64410 bytes) (16)
 
 

    Apenas esbozado antes, el personaje resurge en el año 1933: primero sólo, armado de puñal, mostrando osceno sus atributos. Y poco después arrogante, hedonista, entregado al placer del vino, lascivo, enamorado,  haciéndose acompañar del pintor coronado y el escultor en busto. Seductor seducido y entregado la mujer. Los grabados de la "Suite Vollard" desarrollan la historia del Minotauro a través de un relato seriado, del hombre-toro galán al monstruo en el taller del escultor, se recorre el ciclo de la orgía y violación que acaba con el monstruo pagando sus desmanes, recibiendo castigo y muerte.
 
 

Ipserie6.tif (207786 bytes)(34)
 
 

   En los grabados en que se representa al Minotauro ciego vuelve a fusionarse el mito griego con las pasiones personales del artista. Antígona adopta el rostro de Marie-Thérèse, la mujer que provocó las infidelidades de Picasso con su esposa Olga Koklova (madre de su hijo Paulo, 1921). Fruto de la relación con Marie-Thérèrse nació su hija (Maya, 1935). Son momentos muy significativos en la vida personal del pintor malagueño, que condensa todas sus obesiones y símbolos en una sola representación: la Minitauromaquia.
 
 

Ipserie7.tif (156250 bytes) (41)
 
 

    A partir de 1936 el personaje adquiere cromatismo y mayor variedad, ya sea al óleo, gouache, lápiz o tinta china. Aparece con frecuencia el caballo y Dora Maar sustituye a Marie-Thérèse como objeto de las pasiones irracionales. Paulatinamente el Minotauro va perdiendo dramatismo a la luz de la razón, va sedimentando su simbolismo dejando entrever una carga conceptual mucho más sutil, más amable y, sin duda, más enigmática. (F.G.S.)
 
 

Ip3.tif (771384 bytes) (66)
 
 


volver.bmp (4380 bytes)